jueves, 23 de enero de 2014

"Vivimos en la mente"


El poeta americano, Wallace Stevens (Reading, Pensilvania, 1879 – Hartford, Connecticut, 1955), trabajó toda su vida como abogado de compañías de seguros. Sin embargo, su dedicación profesional no le impidió vincularse a su verdadera vocación: la poesía, y se incorporó con entusiasmo a la corriente vanguardista del momento en la que militaba T.S. Eliot. La publicación más importante de su obra se produjo cuando el escritor tenía cincuenta años, un ejemplo claro de poeta tardío. Stevens propone una poesía sobre las ideas y la imaginación, se identifica con el mundo que se aloja más allá de nuestra mente y asegura que la realidad es un producto de la imaginación. Es así, con el mundo de la abstración donde su modernidad adquiere una voz propia, como continuador de la estirpe simbolista de Mallarmé y Valéry.

En los Aforismos completos, publicados en la editorial Lumen, Stevens despliega toda su concepción poética que abarca muchos años de escritura. Las metáforas surgidas en los aforismos de Stevens vienen a consagrar lo que suponen para él este recurso: ser la esencia del lenguaje y símbolo perfecto de la expresión poética. Esta edición, en versión bilingüe, es un libro insólito, de mucha enjundia literaria, que refleja con brillantez el sentir y pensamiento del escritor norteamericano.

Como muestra, una docena de esquejes aforísticos que resumen de alguna manera la agudeza de Stevens hacia lo imaginativo y simbólico, y que invitan al lector a demorarse y recrearse en las reflexiones que más empeño pone el americano, especialmente, aquellas que vinculan la creación poética y literaria con el mundo real:

Los autores son actores; los libros, teatros.
*
La literatura es la mejor parte de la vida. A esto parece inevitablemente necesario añadir la condición de que la vida sea la mejor parte de la literatura.
*
Toda poesía es poesía experimental.
*
Lo que no está al alcance de la sensibilidad de uno no existe en realidad. Y esto cambia según cada cual.
*
Lo que cuenta es la creencia, no el dios.
*
La poesía se lee con los nervios.
*
Uno no escribe para ningún lector excepto para sí mismo.
*
La lengua es un ojo.
*
El hombre es un eterno principiante.
*
El interés de la vida se siente participando y formando parte, no observando ni pensando.
*
El mundo del poeta depende del mundo que haya contemplado.
*
La literatura es una ilusión de lo normal creada por lo anormal.
*


Wallace Stevens nos brinda con maestría y sentido poético un libro para disfrutar leyendo y releyendo los más de trecientos aforismos que atesora esta extraordinaria antología repleta de literarura y vida.